EL BOSQUE

Toda la secuencia de “Soy el silencio” se apoya paradójicamente en la comunicación, ausente el sonido. Esos sonidos del silencio de los que ya hablaran Simon and Garfunkel en la década del sesenta en su mayor éxito, aún vigente. El silencio también se escucha al liberarnos de los ruidos a los que estamos sometidos enSigue leyendo «EL BOSQUE»