LA LLUVIA

El poema LXXVII de “Soy el silencio” nos muestra un panorama de nostalgia, y quizás un poco de angustia, con la alegoría de la lluvia que, sin expresarlo explícitamente, nos traslada a las tardes grises de otoño o invierno. En el remate, se invoca la contradicción de esos sentimientos con el disfrute de poder contemplarlosSigue leyendo «LA LLUVIA»